No me congeles, derríteme

Es triste como 2 corazones que se aman se queden congelados por momentos, clavándose los filos cortantes cuando lo que realmente desean es latir juntos, volver a brillar y solo brillar.corazones helados

Por todos esos corazones unidos, hagamos que brillen, que brillen juntos, no los congeléis, derretidlos.

 

Anuncios

Vida, sueños y realidad

Somos tan pequeños en este gran mundo
sin saber cual es el camino de la vida
exploramos nuevos caminos, quizás suicidas,
quizás no, ¿Quién sabe?

Queremos convertir las piedras en flores,
queremos que un peñón sea un jardín,
queremos que no duelan los golpes,
más de sobra sabemos que la vida no es así.

Estiramos los brazos intentando volar,
sintiendo el aire entre los dedos, sintiendo tranquilidad,
Pero los ensangrentados pies nos adentran en la realidad,
hacen que dejemos de soñar.

¡Maldita e ingrata vida!

Nos cortas las alas
cuando queremos volar,
nos pones al borde de un precipicio
cuando queremos volver a caminar.

¡Bonita y agradable vida!

Pues nos das momentos inolvidables,
sacas nuestras mejores sensaciones.
Y es que la vida es un vaivén
tanto de cosas terribles como increíbles.

11159521_10206494463660476_5488904954283483135_n

Pequeñas alas y un poco de felicidad

Era un día cualquiera, caminaba en dirección al hospital a ver a mi pequeño ángel, si si, a ese que un día le cortaron las alas, he de decir que parece que vuelven a crecer, que poco a poco, pluma a pluma, todo se construye. Como iba diciendo… caminaba solo, con las manos en el interior de mis bolsillos, el aire empezó a azotar mas fuerte, mis hombros se encogieron mientras mis orejas empezaban a congelarse. Las hojas de los árboles sonaban, era un día feo, pero yo iba sumergido en mis pensamientos, así que me importó poco.

ANGGEL¿qué estará haciendo mi ángel? ¿qué tal le habrá ido el día? estaba entre mis pensamientos cuando ya en el pasillo una enfermera me dijo buenas tardes, a lo que yo respondí con otro saludo. Caminaba por el triste pasillo y ese odioso y característico olor a hospital al que desgraciadamente ya estaba acostumbrado.

Allí estaba, mi ángel con las alas pequeñitas, pero con una cara de felicidad que me contagió una sonrisa. Aprovechamos para jugar y pasarlo bien, intentando sonreír cada segundo, olvidándonos del resto del mundo, solo estábamos ella, la diversión y yo.

De repente una mala noticia llegó a mi…. pues en el otro lado del pasillo había otra persona, asi que decidí ir a verla. Caminaba por el pasillo con el corazón en un puño, y cuando empezamos a entrar esa conocida voz decía:

-¿quien viene a regalarme un poquito de su tiempo?-repitió 2 veces

Ahí estaba el, aun recuerdo sus clases, en especial de historia y algunas frases como “Los españolitos eramos unos fieras, con nosotros nadie se metía”. Estaba muy delgado, yo tímidamente me acerqué, no sabia que hacer, que decir, estaba impactado. Él comenzó a hablar y sin duda, su humor seguía igual que siempre. Hablamos de muchos temas, incluso me regaló una hora de su tiempo para que hiciera deportedon_cmalato.

Ese día volví a mi casa pero… no era igual que todos los días, estaba feliz por una parte, triste por otra, pero sobre todo ese día me fuí con algo grabado en el corazón, y es que sean cuales sean las circunstancias, hay que seguir luchando contra la vida con humor y sobre todo siendo felices.

Ha llegado a mi una reflexión en mi opinión bastante bonita que creo que merece la pena compartir.

Porque cada detalle cuenta, porque a veces los momentos mas pequeños y mas simples son los que hacen mas grandes a una persona, vive, vive cada momento para hacerlo inolvidable, aprovecha cada segundo con las personas que te hacen sentir bien, ahora están, puede que mañana no.

Afrontar la vida

La vida no es un camino de rosas donde siempre estamos felices, pero tampoco es un camino oscuro lleno de tristezas, simplemente tenemos que saber afrontar los hechos para ser felices, como todos sabemos tiene momentos buenos para vivirlos al máximo y malas épocas para aprender de ellas, para que más adelante podamos superar mejor las dificultades.

Imagen

Normalmente, en las buenas rachas no se valora todo lo que tenemos en relación con lo que nos aporta, es en los momentos malos cuando de verdad podemos ver quien está ahí y porqué está ahí, quien te da una palmadita en la espalda y quien te levanta. Muchas veces pienso que hay que vivir de vez en cuando momentos malos para poder valorar los buenos mejor.

La vida es lo único propio que tenemos y solo se vive una vez, así que vivamosl todos los momentos, los buenos disfrutándolos, los malos aprendiendo, pero sobre todo sonriamosle a la vida y ella nos sonreirá

Todos sabemos que la vida no es un cuento de hadas, la vida es una constante que te pone a prueba, donde siempre tienes que superar los obstáculos que te va poniendo. Muchas veces es fácil esquivarlos, pero hay otras que además de ser difícil te golpea, te pone la zancadilla, pone a prueba tu resistencia y …somos humanos, todo eso nos duele, pero nos levantamos y lo resistimos, vamos heridos intentando sonreirle, pasar esta constante sonriendo, intentando ser feliz en este triste mundo, pero hay veces que no puedes más, hay veces que dices ya he pasado mucho, no puedo levantarme, aun así, sabemos que debemos levantarnos porque siempre dicen: “después de la tormenta viene la calma”.

Hoy me siento más desmotivado que nunca, ves como algo que le pones ilusión, trabajas con constancia y era tu sueño es pisoteado así sin más por todos, y no es que ellos tengan la culpa, a lo mejor es que yo… no sirvo para esto.