No lastimes a los demás con tu falta de pasión

Queridos lectores, tras un tiempo sin escribir, vuelvo a retomar  estos papeles en blanco para llenarlos con historias, bueno, en este caso con una crítica a muchos profesionales, y a la organización de la educación

Me voy a remontar a bachiller, donde comienza esa etapa en la que tienes que esforzarte al máximo para sacar la mejor nota y poder entrar en la carrera que tu deseas (si la nota te da…) pero también donde hay muchos estudiantes que no saben que quieren estudiar o que eligen una carrera por ser más fácil, por ir con mi amigo o simplemente porque es una carrera que tiene mucha nota y al entrar te consideras guay, (en granada es el caso de los médicos).

¿A dónde quiero llegar con esto?

Simplemente quiero llegar al principal problema de la sociedad mirándolo desde un punto de vista profesional. Mucha gente no hace una carrera por pasión y al final pasa lo que pasa, si no haces algo por vocación y estudias mucho, puedes llegar a ser bueno, pero no lo suficiente como para ser lo competente que podrías llegar a ssilla en hospital abandonadoer. Esto se aplica a todas las carreras, es muy triste que por ejemplo alguien estudie mucho para entrar en medicina y una vez que entra, se relaje y deje de ser competitivo (y escribo con bastantes ejemplos conocidos) pero lo peor de todo es que una vez que llegan al mundo profesional se olvida de lo principal, que es intentar diagnosticar al paciente, curarlo lo antes posible o si está difícil por lo menos dedicar cercanía, intentar informarse o estudiar más detenidamente el caso y no dejar que todos los pacientes pasen por consulta como si de un rebaño se tratara, donde es fácil diagnosticar a la mayoría porque tienen las enfermedades típicas. Me duele ver como algunos médicos tratan de esquivar lo que debería ser un reto para ellos y dejar a personas como un caso perdido, algunas aun siendo bastante jóvenes (conste que todo lo que digo está basado en hechos reales y demostrables).

En el párrafo anterior hablaba de los médicos. Pero hay alguien en los hospitales a los que no se les hace mucho caso y también son bastantes importantes. Esta vez me refiero a los enfermeros y enfermeras. Muchos de ellos realizan enfermería porque les gusta la sanidad y no han entrado en medicina, o porque medicina les pareció demasiado difícil o por otros motivos, el caso es igual que en el de los médicos: si no hay vocación no eres competente y estorbas más que ayudas. Esto lo digo desde un corazón herido al ver como a una persona le daban espasmos y los familiares intentaban calmarlos y al estar ya desesperados llamaron a los enfermeros para solicitar ayuda. Para mi sorpresa, al llegar la enfermera se queda mirando los espasmos y dice “¿Qué le pasa?”. La mirada de los familiares hacia el cuerpo del paciente era evidente que decía míralo tú, se ve claramente. Para mi gran asombro la sorpresa de la enfermera fue “ya se le pasará” y bueno, el resultado de esa vez fue el paciente hora y media con espasmos bastante fuertes y con la ausencia de médicos y enfermeros, mientras los familiares y compañeros de habitación intentaban todo lo enseñado por el fisioterapeuta para calmarlos.

Hay muchas cosas más que se podrían decir, y seguramente no sea la última vez que escriba sobre esto, pero simplemente quiero decir que mucha gente sufre la falta de profesionalidad de muchas personas, por eso HAZ AQUELLO EN LO QUE TENGAS PASIÓN porque solo así podrás servir a la sociedad a un mejor nivel, piensa que tu sirves a alguien con unos servicios, pero que también hay gente que te sirve a ti, ¿Cómo te gustaría que lo hiciera?

Me he centrado principalmente en médicos y enfermeros porque es con los que más historias reales tengo (por desgracia) pero por ejemplo un maestro sin devoción…. ¿Como va a transmitir a tus hijos los conocimientos? ¿Crees que aprenderá tu hijo de verdad? ¿O… memorizará el tema para sacar nota y adiós a lo aprendido? Y… un investigador por ejemplo… si no tiene devoción, si no se hace preguntas, si no intenta averiguar las máximas cosas posibles… ¿avanzaría la ciencia?

No lastimes a los demás con tu falta de pasión.

PD: No todos los médicos y enfermeros son así, como en todo hay excepciones, lo triste es que la mayoría de los que conozco (por desgracia son muchísimos y además de 3 hospitales distintos) deberían darse por aludidos.

Anuncios

Pequeñas alas y un poco de felicidad

Era un día cualquiera, caminaba en dirección al hospital a ver a mi pequeño ángel, si si, a ese que un día le cortaron las alas, he de decir que parece que vuelven a crecer, que poco a poco, pluma a pluma, todo se construye. Como iba diciendo… caminaba solo, con las manos en el interior de mis bolsillos, el aire empezó a azotar mas fuerte, mis hombros se encogieron mientras mis orejas empezaban a congelarse. Las hojas de los árboles sonaban, era un día feo, pero yo iba sumergido en mis pensamientos, así que me importó poco.

ANGGEL¿qué estará haciendo mi ángel? ¿qué tal le habrá ido el día? estaba entre mis pensamientos cuando ya en el pasillo una enfermera me dijo buenas tardes, a lo que yo respondí con otro saludo. Caminaba por el triste pasillo y ese odioso y característico olor a hospital al que desgraciadamente ya estaba acostumbrado.

Allí estaba, mi ángel con las alas pequeñitas, pero con una cara de felicidad que me contagió una sonrisa. Aprovechamos para jugar y pasarlo bien, intentando sonreír cada segundo, olvidándonos del resto del mundo, solo estábamos ella, la diversión y yo.

De repente una mala noticia llegó a mi…. pues en el otro lado del pasillo había otra persona, asi que decidí ir a verla. Caminaba por el pasillo con el corazón en un puño, y cuando empezamos a entrar esa conocida voz decía:

-¿quien viene a regalarme un poquito de su tiempo?-repitió 2 veces

Ahí estaba el, aun recuerdo sus clases, en especial de historia y algunas frases como “Los españolitos eramos unos fieras, con nosotros nadie se metía”. Estaba muy delgado, yo tímidamente me acerqué, no sabia que hacer, que decir, estaba impactado. Él comenzó a hablar y sin duda, su humor seguía igual que siempre. Hablamos de muchos temas, incluso me regaló una hora de su tiempo para que hiciera deportedon_cmalato.

Ese día volví a mi casa pero… no era igual que todos los días, estaba feliz por una parte, triste por otra, pero sobre todo ese día me fuí con algo grabado en el corazón, y es que sean cuales sean las circunstancias, hay que seguir luchando contra la vida con humor y sobre todo siendo felices.