Pequeñas alas y un poco de felicidad

Era un día cualquiera, caminaba en dirección al hospital a ver a mi pequeño ángel, si si, a ese que un día le cortaron las alas, he de decir que parece que vuelven a crecer, que poco a poco, pluma a pluma, todo se construye. Como iba diciendo… caminaba solo, con las manos en el interior de mis bolsillos, el aire empezó a azotar mas fuerte, mis hombros se encogieron mientras mis orejas empezaban a congelarse. Las hojas de los árboles sonaban, era un día feo, pero yo iba sumergido en mis pensamientos, así que me importó poco.

ANGGEL¿qué estará haciendo mi ángel? ¿qué tal le habrá ido el día? estaba entre mis pensamientos cuando ya en el pasillo una enfermera me dijo buenas tardes, a lo que yo respondí con otro saludo. Caminaba por el triste pasillo y ese odioso y característico olor a hospital al que desgraciadamente ya estaba acostumbrado.

Allí estaba, mi ángel con las alas pequeñitas, pero con una cara de felicidad que me contagió una sonrisa. Aprovechamos para jugar y pasarlo bien, intentando sonreír cada segundo, olvidándonos del resto del mundo, solo estábamos ella, la diversión y yo.

De repente una mala noticia llegó a mi…. pues en el otro lado del pasillo había otra persona, asi que decidí ir a verla. Caminaba por el pasillo con el corazón en un puño, y cuando empezamos a entrar esa conocida voz decía:

-¿quien viene a regalarme un poquito de su tiempo?-repitió 2 veces

Ahí estaba el, aun recuerdo sus clases, en especial de historia y algunas frases como “Los españolitos eramos unos fieras, con nosotros nadie se metía”. Estaba muy delgado, yo tímidamente me acerqué, no sabia que hacer, que decir, estaba impactado. Él comenzó a hablar y sin duda, su humor seguía igual que siempre. Hablamos de muchos temas, incluso me regaló una hora de su tiempo para que hiciera deportedon_cmalato.

Ese día volví a mi casa pero… no era igual que todos los días, estaba feliz por una parte, triste por otra, pero sobre todo ese día me fuí con algo grabado en el corazón, y es que sean cuales sean las circunstancias, hay que seguir luchando contra la vida con humor y sobre todo siendo felices.

Anuncios