Un día mas sin ella

De repente te das cuenta que no está, que ha pasado un día más, cierras los ojos intentando ponerla a tu lado, quieres que te invada cada sensación como cuando estabas a su lado, y… ahí, es cuando te das cuenta de que los pequeños detalles son los que hacen real el recuerdo.

Imagen

Respiro expulsando el aire lentamente mientras anhelo ese roce de su mano mientras caminamos por el parque con esa que mirada nos hace cómplices de un sentimiento. Deseo cada una de sus preciosas sonrisas mientras sentados en el césped jugamos y nos revolcamos como niños pequeños, Hay algo en ella que la hace diferente, cuando sus brazos me rodean noto como una sonrisa interior se enorgullece, después me dice un “te quiero” que hace que se me rompan todos los esquemas, me siento el mas afortunado del mundo. Echo de menos cada paseo hablando mientras los pájaros se oyen de fondo, cada “eres especial”, tantas cosas que se resumen en un día más sin ella

La realidad es que cuando nos acostumbramos a algo le quitamos la importancia que tiene, y cuando nos lo arrebatan nos dejan en fuera de juego. Hay que valorar todo lo que tenemos, hasta el más mínimo detalle porque puede que un día no este y se convierta en: “un día mas sin ella”

Afrontar la vida

La vida no es un camino de rosas donde siempre estamos felices, pero tampoco es un camino oscuro lleno de tristezas, simplemente tenemos que saber afrontar los hechos para ser felices, como todos sabemos tiene momentos buenos para vivirlos al máximo y malas épocas para aprender de ellas, para que más adelante podamos superar mejor las dificultades.

Imagen

Normalmente, en las buenas rachas no se valora todo lo que tenemos en relación con lo que nos aporta, es en los momentos malos cuando de verdad podemos ver quien está ahí y porqué está ahí, quien te da una palmadita en la espalda y quien te levanta. Muchas veces pienso que hay que vivir de vez en cuando momentos malos para poder valorar los buenos mejor.

La vida es lo único propio que tenemos y solo se vive una vez, así que vivamosl todos los momentos, los buenos disfrutándolos, los malos aprendiendo, pero sobre todo sonriamosle a la vida y ella nos sonreirá